Varios meses después de la última tragedia ocurrida a un Boeing 737 MAX, el presidente ejecutivo de la empresa norteamericana, Dennis Muilenburg, aceptó ante periodistas que la compañía cometió “un error” en su manejo del sistema de alerta en la cabina de esos modelos, antes de los 2 accidentes que mataron a 346 personas.

De visita en París, Muilenburg reconoció que la comunicación de Boeing con clientes y reguladores “no fue consistente”, lo cual es “inaceptable”, y apuntó que la compañía cometió un error al no notificar que la luz de advertencia en la cabina del 737 MAX no funcionaba.

Asimismo, resaltó que el problema formó parte de las investigaciones de organismos regulatorios, y prometió “transparencia” mientras Boeing trata de recuperar la confianza de sus clientes.

La compañía aeronáutica reconoció la existencia de una falla en el ‘software’ relacionada con el modelo 737 MAX, error por el que los simuladores no podían reproducir condiciones de vuelo parecidas a las que había en el momento del accidente del aparato de la aerolínea Ethiopian Airlines en marzo pasado, y el de la compañía Lion Air en octubre de 2018.

Muilenburg dijo que tiene la esperanza de que los 737 MAX vuelvan a estar en servicio este año y agrega que 90 % de los clientes han participado en las sesiones de simulación con el ‘software’, conocido como MCAS, actualizado.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here