Cada día, al amanecer, las plantas aparecen en ocasiones cubiertas por unas finas gotas, a las que se le conoce como “rocío”, el cual es un fenómeno físico y meteorológico en el que la humedad del aire se condensa en forma de gotas ya sea por la disminución brusca de la temperatura o debido el contacto con superficies frías. Se habla de rocío en general cuando se trata de condensación sobre una superficie, usualmente sobre la cubierta vegetal del suelo.

Cuando se da un sistema a una determinada temperatura, por ejemplo a primeras horas de la mañana, el ambiente está más frío, lo que supone una merma de la capacidad del aire para retener vapor de agua de tal manera que las fases líquida y gaseosa se encuentran en equilibrio; a esto se le denomina “Presión de vapor de saturación”, la cual aumenta a medida que aumenta la temperatura a la cual se encuentra el sistema, siguiendo la “Ecuación de Clausius-Clapeyron”, que en termodinámica se usa para predecir dónde se va a dar una transición de fase.

La saturación del vapor no es una propiedad del aire, ya que en la atmósfera el sistema se conformad por la combinación de aire seco y vapor de agua; puesto que el aire se encuentra en equilibrio térmico, la temperatura del aire es la misma que la del vapor y del agua líquida que éste contenga, por lo que cuando el sistema se encuentra saturado y empieza a condensarse el vapor de agua contenido en el aire, se llega a la “temperatura o punto de rocío”.

Si el sistema alcanza dicha temperatura, y la misma se encuentra por encima de los 0 °C, entonces se observará la formación del rocío en distintas superficies y, si se dieran las condiciones atmosféricas, podrían también observarse neblina, cualquier tipo de nube o, en caso de que la temperatura sea lo suficientemente baja, es decir, menor a los 0° C, escarcha.

Por tanto, las noches claras con viento suave son condiciones favorables para la formación de rocío porque la pérdida de calor en la hoja es por irradiación, lo cual causa condensación en la superficie de la hoja.

Otra de las formas de producción de rocío tiene que ver con el enfriamiento nocturno del suelo y de la capa de aire adyacente debido a la pérdida neta de energía por emisión de radiación infrarroja, la cual es mayor en noches despejadas y frías cuando el efecto invernadero de las nubes no existe, haciendo posible alcanzar el punto de saturación, formándose el rocío.

Asimismo, un tercer componente del rocío es la gutación, en la que los exudados de planta, es decir, las sustancias secretadas a través de los poros de los tejidos enfermos o dañados de las plantas, aparecen a través de los cortes en las hojas, teniendo altos niveles de compuestos orgánicos como azúcar y aminoácidos, en comparación al agua que se forma por condensación que carece de estos elementos. Las gotas de gutación son distintas a las gotas de condensación debido a que las primeras son más grandes.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here