REBECA SOLANO, EX PAREJA SENTIMENTAL DE ENRIQUE PEÑA NIETO

Rebeca Solano, propietaria de la productora Petra Rosa y conductora del programa Transforma T de Televisa Monterrey también fue novia del hoy candidato del PRI a la presidencia de México, Enrique Peña Nieto.

Ambos se conocieron en 2008 cuando ella asistió al Estado de México para ver la posibilidad de producir varios casos para Transforma T, programa que cambia el físico y el look de pacientes con la ayuda de médicos especialistas y asesores de imagen.

Enrique Peña Nieto, terminó su relación sentimental con Rebeca Solano, de 40 años de edad para andar con su hoy esposa la actriz, Angelica Rivero.

La conductora del programa Transforma T, Rebeca Solano, era divorciada y tenia dos hijos: un adolescente de 14 años, y una niña de 7 cuando sostuvo una relación sentimental con el ex gobernador del estado de México, Enrique Peña Nieto.

Rebeca Solano y Enrique Peña Nieto fueron novios por espacio de un año. Convivieron juntos algunos fines de semana en Monterrey y San Pedro Garza Garcia en el estado de Nuevo León en 2008, un año después de haber muerto Mónica Pretelini.

Enrique Peña Nieto y la regiomontana Rebecca Solano cuando fueron pareja sentimental estuvieron juntos en el homenaje a Eugenio Garza Lagüera en el Tec de Monterrey.

Asimismo, se les vio juntos en Culiacán en la boda de la hija del ex Gobernador de Sinaloa, Jesús Aguilar Padilla.

Tres años después, Alberto Tavira, narra en su libro “Las mujeres de Peña Nieto”, la forma en que rompieron su relación Rebeca Solano y Enrique Peña Nieto:

“Ese fin de semana Rebecca se quedó en la Ciudad de México, en casa de su amiga la fotógrafa Mariana Yazbek. Peña Nieto la llamó por teléfono y le pidió que fuera a Toluca, pero como era tarde y como él al día siguiente viajaría a la Ciudad de México, acordaron verse mejor ahí. Le dijo que era importante que hablaran.

–¿Qué me quieres contar? –le dijo Rebecca a Enrique en la sala de la casa de Yazbek.
–Si no quieres saber, no preguntes.

–Pues sí quiero saber.
–Fue Paty Manterola a quedarse el sábado a la casa de Ixtapan de la Sal.

–¿Y te acostaste con ella?
–No, claro que no.

–Júrame… ¿Y qué más hiciste el domingo? ¿Dónde estaban los niños?
–Pues los niños se fueron con su tía Claudia (Pretelini), entonces invité a Angélica a comer el domingo.

–¿Qué Angélica?
–Pues Angélica Rivera.

–¿Como por qué, Enrique?
–Pues porque está haciendo lo de la campaña y la invité a que conociera Ixtapan.

–Tú te estás dando cuenta de que estás haciendo cosas que no debes, ¿verdad?
–Pues para qué te vas.

–¿Qué hiciste?
–Nada. No me preguntes nada. No quieres saber nada.

–¡Dime! ¿Sí o no?
–No me preguntes.

Rebecca no pudo contenerse hasta llegar al baño, comenzó a vomitar en la sala. Eran las cinco de la mañana. Enrique se mostraba desconcertado frente a Rebecca, que lloraba con esos espasmos que apenas permiten tomar aire.

–No te soporto. Me das asco. Yo no puedo, Enrique. Así yo no puedo”.

Escrito por:

Somos un grupo de profesionales de la información y comunicación radiofónica y televisiva y ésta es nuestra ventana para expresar con libertad y responsabilidad puntos de vista sobre el acontecer nacional.