Arranca juicio por presunta exportación ilegal de armas alemanas a México

Arranca juicio por presunta exportación ilegal de armas alemanas a México

0

La Audiencia Provincial de Stuttgart dio inicio este martes al juicio derivado de hechos ocurridos hace varios años en torno a la venta de varios miles de fusiles de asalto G36 y de piezas accesorias a México entre 2006 y 2009.

Las armas acabaron siendo utilizadas en regiones de crisis dentro del territorio mexicano, en las que bajo ningún concepto podía ser utilizado armamento de origen alemán, según las correspondientes leyes teutonas.

Según la acusación, 6 exempleados de la empresa Heckler & Koch estaban al corriente de estas circunstancias, y de hecho, la propia firma alemana podría enfrentar a la petición de una multa económica por parte de la Fiscalía.

La primera denuncia del caso llegó en abril de 2010 y la interpuso Jürgen Grässlin, autor, activista y presidente de la organización no gubernamental Oficina para la Información sobre Armamento, que recibió informaciones de una fuente interna de Heckler & Koch.

Medio centenar de manifestantes protestaron hoy en la ciudad alemana de Stuttgart contra las exportaciones de armas alemanas con motivo del comienzo de un juicio por la venta de armamento a México.

Los manifestantes demandaron el fin de la producción de armas alemanas. “Las armas alemanas, el dinero alemán asesinan en todo el mundo”, corearon.
Grässlin, está convencido de que Heckler & Koch suministró armas de forma ilegal. “El que facilita la exportación de armas se hace cómplice de los asesinatos en México”, dijo Grässlin.

“El por qué de que el proceso se haya demorado ocho años en comenzar es una pregunta muy interesante”, dijo Jan van Aken, exparlamentario federal por el partido de La Izquierda, que seguirá el proceso como experto en armamento de la Fundación Rosa-Luxemburg, dependiente del mencionado partido.

Van Aken, que da por hecho que el juicio acabará con algún tipo de condena, cree que esa demora tiene que ver con que uno de los seis acusados fue presidente de la Audiencia Provincial de Rottweil, ciudad situada cerca de Stuttgart, en el Estado federado de Baden-Württemberg.