El presidente de Nicaragua anuncia retirada de la reforma de la Seguridad Social

El presidente de Nicaragua anuncia retirada de la reforma de la Seguridad Social

0

El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, anunció que retiraría la reforma de la Seguridad Social que generó violentas protestas que cobraron la vida de al menos 27 personas, más de un centenar de heridos y daños materiales desde el pasado miércoles.

En un discurso retransmitido por los medios públicos nicaragüenses, Ortega dijo que “comunicamos al pueblo nicaragüense que el consejo directivo ha dicho que adoptará las resoluciones. La resolución es que queda revocada la resolución anterior”.

Con ello, anuló la resolución 1317 del INSS del martes 17 de abril buscando facilitar el diálogo, e invitó al cardenal Leopoldo Brenes, arzobispo de Managua, y a los obispos de la Conferencia Episcopal de Nicaragua a sumarse a las conversaciones.

“Queremos restablecer el orden, no podemos permitir que aquí se imponga el caos y saqueos”, aseguró el presidente, e Ortega, que hizo un llamado a la paz tras afirmar que “la mesa queda limpia para sentarse a tratar el tema con los empleadores y trabajadores”.

El mandatario advirtió de que no habrá condiciones previas para el diálogo. “Un diálogo no se puede condicionar […]. No se me ocurre pre condicionar el diálogo, porque si nosotros lo condicionamos a que se acuerde lo que ya se había acordado no vamos a ningún lado”, subrayó.

Ortega subrayó además que “no está justificada” la violencia “de todas las partes, de donde sea que venga” y condenó “todos los actos vandálicos”, al tiempo que se dijo solidario con las familias de las víctimas mortales de la violencia, de la cual han sido acusadas en algunos casos las fuerzas de seguridad..

Las protestas estallaron luego de que fue aprobada una reforma del Instituto Nacional de Seguridad Social  el pasado 16 de abril, en la cual la aportación salarial de los trabajadores a la seguridad social pasaría del actual 6,25 a un 7%; la de los empresarios de un 19 a un 22,5%; y los jubilados tendrían que empezar a contribuir con una retención en sus pensiones del 5%