La química del  amor y el enamoramiento. Por: Dra. Mónica Núñez

La química del amor y el enamoramiento. Por: Dra. Mónica Núñez

0

Cuando una persona se siente atraída por otra persona,  en su organismo se suceden  segregaciones de sustancias químicas que producen una sensación de bienestar y lo asocia al enamoramiento, este sentimiento es un estadio muy  grato para los humanos  el cual es un  mecanismo de perpetuación que  se le ha nombrado  amor. Al buscar en el diccionario  una definición encontramos;  “sentimiento apasionado hacia una persona, sentimiento que inclina el ánimo al placer”.

Esto  libera hormonas como  la oxitocina,  la serotonina la dopamina y la norepinefrina entre otras, que dan sensación de excitación, de energía y hace que  la percepción de todo lo que pasa al alrededor y en el medio ambiente sea muy agradable, incluso hay referencias de adicción hacia ellas.

OXITOCINA:

Esta hormona en el enamoramiento  es conocida como el neurotransmisor de la confianza o de los abrazos, hace que un abrazo valga más que mil palabras,  se libera en cantidades grandes durante el orgasmo y en menor cantidad con el roce de la piel al acercarse, al tomarse de las manos.  Incluso presenta otras situaciones anímicas que van desde hacer que se pierda la razón,  hasta forjar lazos permanentes entre amantes tras la primera oleada de emoción,  sigue un patrón,  a  más contacto más oxitocina, más confianza, más fortalecimiento de las conexiones neuronales. Las expectativas o la imaginación, también actúan como una forma de contacto.

La oxitocina es una sustancia endógena segregada por el cuerpo y actúa como una droga  o sustancia exógena introducida en el cuerpo desde el exterior, liberando dopamina,  noradrenalina o serotonina.  Estos neurotransmisores inundan el cerebro de feniletilamina,  compuesto químico de la familia de las anfetaminas, el chocolate es rico en este compuesto, por eso es habitual que durante el “mal de amores” se consuman cantidades excesivas para disminuir la tristeza. Cuanta más oxitocina se libera, más unión hay con  la otra persona. También hay que tener en cuenta que los niveles de segregación de neurotransmisores dependen de las creencias, la percepción, las ideas, los prejuicios, los valores, las experiencias, las expectativas y las fantasías.

SEROTONINA Y LA FELICIDAD:

Esta hormona hace sentirse bien a un individuo, el poder obtener respeto, el dominar, estimula la liberación de serotonina, la dominancia social trae consigo más oportunidades como el apareamiento, la descendencia y a largo plazo da bienestar.  La atención romántica da mayor estatus, desencadena sentimientos fuertes lo que hace que el  cerebro quiera más respeto para tener más serotonina.              La pareja puede dar esa sensación;  con el tiempo el  cerebro da por hecho  que ya lo obtuvo  y quiere más y más para conseguir una dosis más grandes de buenos sentimientos,  por lo que algunas personas se vuelven demandantes con sus  seres queridos, incluso las lleva a buscar otras  parejas para obtener  mayor estatus. Hecho que mejora la autoestima incluso cuando se le tiene perdida.

La serotonina también  actúa sobre las emociones y el estado de ánimo, el optimismo, el buen humor y la sociabilidad.  Los pensamientos y las experiencias positivas constantes aumentan los niveles, juega un papel importante en la inhibición de la ira y la agresión. Los pensamientos tristes, las malas noticias, las preocupantes o los enfados, inhiben su activación. Si decrece genera  depresión y obsesión, síntomas del desamor.

LA DOPAMINA  ADICTOS AL AMOR:

Esta hormona está relacionada con el placer en el amor, está implicada en el “sistema de recompensas”,    en los juegos de azar, en  el uso de las drogas. En el enamoramiento se libera en grandes cantidades,   las parejas se sienten eufóricas y energéticas,  eleva el deseo  sexual y  la búsqueda de alimentosos gratos.  El ser amado se convierte en un elemento central que produce lazos de pertenencia y  se nutre de este sistema.

NORADRENALINA:

Es el neurotransmisor que produce  la euforia, excitando al cuerpo produciendo  una dosis natural de  adrenalina.  Genera más latidos en el corazón, eleva  la presión arterial, las respiraciones son más  profundas  para aumentar el  oxigenación  en la sangre. Provoca el síntoma de las palmas sudorosas y de los rubores de las primeras etapas del enamoramiento.

En conclusión el  amor tiene que ver con las creencias y los valores, el enamoramiento, con  son una serie de reacciones químicas producidas en diferentes regiones cerebrales que inducen una imagen idílica de  otra persona. Todo esto constituye una serie de percepciones que han  permitido la perpetuación de la raza humana.

BIBLIOGRAFIA

  1. La fórmula química de Cupido. Gilda Flores Rosales Profesora Titular C en la Sección de Bioquímica y Farmacología Humanadel Departamento de Ciencias Biológicas de la FES Cuautitlán, UNAM. Revista Digital Universitaria. 10 de noviembre 2008 • Volumen 9 Número 11 • ISSN: 1067-6079
  2. http://www.revista.unam.mx/vol.9/num11/art90/art90.pdf
  3. Fisher, H. (2004). Why We Love: The Nature and Chemistry of Romantic Love. New York: Henry Holt.
  4. http://m.uelbosque.edu.co/sites/default/files/facultades/ciencias/seminarios/bioquimica_amor_vilma_pinzon_fajardo.pdf

 

Acerca del autor
mm

Mónica Núñez

Médico egresada de UNAM con especialidad en nutrición clínica y bariatría por la Escuela Nacional de Estudios Profesionales Zaragoza. Máster en Medicina Estética por la Universidad de las Baleares en Palma de Mallorca, España, presidenta del Colegio de Profesionales en Medicina Estética 2012-2014, profesora en Medicina Estética desde 1999. Directora del Instituto de Posgrado en Medicina y Directora general de Healthy Silhouette. Colaboradora de “Monitor” y del noticiario “Reporte 98.5” desde 2004.

Su dirección de correo no será publicada, revise los campos marcados*