Académicos de la Ibero cuestionan Ley de Seguridad Interior

Académicos de la Ibero cuestionan Ley de Seguridad Interior

0

Personal docente del Departamento de Derecho de la Universidad Iberoamericana, Ciudad de México, profesores y profesoras de Derecho Constitucional,  Derechos Humanos y materias afines del mismo Departamento, enviaron una carta al Senado de la República para analicen la Minuta con Proyecto de Decreto de Ley de Seguridad Interior, aprobada por la Cámara de Diputados el pasado 30 de noviembre,  que les fue turnada y les corresponde dictaminar y, en su caso aprobar.

Mencionan que  deben realizar un análisis de compatibilidad que nos rige en materia de derechos humanos para asegurar el efectivo cumplimiento de las normas de Derecho Constitucional en la materia, y advierten que  la aprobación de una legislación sobre la seguridad interior que reconoce la posibilidad de realización de tareas de seguridad ciudadana a cargo de las fuerzas armadas no puede, desde ninguna arista, superar los estándares elementales de constitucionalidad/convencionalidad.

Apuntan que la ley de seguridad interior constituye desde su concepción, una clara expresión del intento de extender el alcance de las tareas de las fuerzas armadas a la realización de tareas de seguridad pública, a través de una interpretación del concepto de “seguridad interior” que no es compatible con el marco constitucional/convencional.

Dicen los académicos de la Ibero que más allá del debate y problemáticas que suscita el concepto e interpretación que pretende darse a la seguridad interior, resultan particularmente preocupante las consecuencias que el diseño de una legislación con este enfoque ocasiona, toda vez que los incentivos para la generación de afectaciones sistemáticas a los derechos humanos están dadas, generando con ello una suerte de estado inconstitucional de cosas.

Precisan que la propuesta de Ley de Seguridad Interior no se encuentra orientada al fortalecimiento de las corporaciones civiles de policía y por el contrario constituye un importante aliciente para la “normalización constitucional” de ese estado de cosas inconstitucional que se ha mantenido en México desde hace más de una década.

De este modo, la propuesta de ley de “seguridad interior” vulnera en su concepción y diseño algunos de los principios constitucionales más elementales para la vida de una democracia constitucional, como el de subordinación de las autoridades militares a las autoridades civiles, y que se marca la importancia de que la vida democrática y el ejercicio de las libertades se lleven a cabo en un contexto de normalidad constitucional y sin interferencias.

Otro principio democrático constitucional que se transgrediría con la aprobación de dicha propuesta de ley, se relaciona con la necesidad asegurar que las tareas de seguridad ciudadana se encuentren sometidas a un elevado nivel de transparencia y rendición de cuentas, y que exista control entre los poderes de la Unión y el respeto por el federalismo.

Por lo anterior, exhortamos  los senadores para que se sujeten al respeto irrestricto de la Constitución interpretada de conformidad con los tratados internacionales, que es el marco normativo al que deben sujetarse en la elaboración y aprobación del dictamen correspondiente de esta Legislación.