Alimentacion y artritis reumatoide. Por Dra. Mónica Núñez

Alimentacion y artritis reumatoide. Por Dra. Mónica Núñez

0

En las épocas de frío es frecuente que las personas que  padecen alguna enfermedad ósea, acuda al médico para disminuir dolor o síntomas que aquejen a estas enfermedades como se sucede en  la artritis reumatoide.

Esta es una enfermedad del aparato locomotor de tipo inflamatoria, afecta articulaciones grandes y pequeñas como a los tejidos circundantes, puede tener compromiso sistémico, es crónica, autoinmune,   de causa desconocida, su órgano blanco es la membrana sinovial.

Afecta de forma simétrica a las articulaciones como  muñecas, dedos de las manos, rodillas, pies y tobillos. El curso y la gravedad pueden variar considerablemente es lentamente progresiva la cual evoluciona hacia la incapacidad si no es diagnosticada y tratada oportunamente.

EPIDEMIOLOGIA:

Se puede presentar a cualquier edad, las mujeres son afectadas con más frecuencia que los hombres, o entre la 4ª. y 6ª- década de la vida

CAUSAS

Su causa aun es desconocida, se relaciona con una predisposición genética (del alelo HLA DR4, y/o los alelos relacionados del complejo de histocompatibilidad clase II). Y a factores ambientales como agentes infecciosos de virus  como el de la hepatitis C, el de  Epstein-Barr, retrovirus, parvovirus,   Mycobacterium tuberculosis y el Micoplasma proteus. No está claro el mecanismo exacto mediante el cual se produce la destrucción ósea cartilaginosa, aunque el líquido sinovial entre las articulaciones contiene enzimas capaces de degradar el cartílago. El sistema inmunitario combate las sustancias extrañas, como los virus. Pero en una enfermedad autoinmunitaria, el sistema inmunitario confunde o toma los tejidos sanos como sustancias extrañas y el cuerpo se ataca a sí mismo.

SINTOMAS:

Conforme avanza la enfermedad aparecen los síntomas que se clasifican en articulares y extraarticulares:

  • Articulares: el principal síntoma es el dolor y la tumefacción que reducen la capacidad de movimiento articular, gradualmente evoluciona a deformidad, y en etapas avanzadas o formas agresivas origina incapacidad,  rigidez generalizada sobre todo en periodos de inactividad,  rigidez matutina que puede durar más de una hora.  Las articulaciones están calientes, sensibles y rígidas;  enrojecimiento e inflamación de la piel. Las deformidades más características son a nivel de la muñeca con desviación de los dedos, a menudo con subluxación palmar de las falanges proximales (deformidad en Z) y pies. Destrucción articular en uno a dos años después de la aparición de la enfermedad.
  • Extraarticulares: puede comprometer cualquier sistema, hay nódulos reumatoides que pueden aparecer en cualquier órgano, generalmente en sitios de presión de consistencia firme, adheridos a planos profundos, y suelen ser indoloros.  También puede haber Osteopenia, osteoporosis,   pericarditis, pleuritis, neuropatías por atrapamiento y anemia asociada tanto al proceso inflamatorio crónico

DIAGNOSTICO:

Hay un examen de sangre específico. Este examen se denomina examen de anticuerpos antipéptidos cíclicos citrulinados (anticuerpos anti-PCC). Otros exámenes que se pueden hacer abarcan:

TRATAMIENTO:

Los descubrimientos terapéuticos han evolucionado y lo que se intenta es controlar el progreso de la enfermedad para evitar la lesión articular y la discapacidad a la que puede llevar esta patología.     Requiere tratamiento de por vida que incluye medicamentos, anti inflamatorios no esteroides (AINES) e inhibidores de la ciclooxigenasa (COX-2);   fisioterapia, ejercicio, educación y posiblemente cirugía.

ALIMENTACION:

No existe evidencia suficiente para sustentar que las personas con enfermedades articularles deben adoptar alimentaciones especiales. Pero siguiendo algunas medidas higiénico dietéticas en la práctica diaria se observado que  ayudan a disminuir los síntomas; ya que la alimentación afecta ciertos tipos de enfermedades osteoarticulares y enfermedades asociadas en una o más de las siguientes maneras:

  1. Según la FDA, debe basarse en una alimentación fundamental de origen vegetal, que incluya frutas, verduras, legumbres y cereales integrales. Debe contener proteína de fácil absorción y digestión como proteína de soya, maíz, frutos secos, legumbres y semillas; los cuales alcanzan hasta una concentración de proteína por peso del 35%, y el gluten hasta un 70%.
  2. Las dietas con mayor contenido en vitaminas D y C pueden limitar su progresión.
  3. Al ser un proceso inflamatorio, se menciona que es adecuado consumir alimentos que tengan actividad antiinflamatoria o antioxidante.
  4. Algunos alimentos antiinflamatorios son los que contienen omegas 3 y 6, como salmón y trucha. También pescados oscuros como caballa, jurel, bonito y atún. Otras fuentes de omega 3 vegetal son la linaza, la aceituna y el aceite de oliva.
  5. Alimentos antioxidantes en verduras y frutas: escoja las de color oscuro, morado y rojo. Por ejemplo maíz y cebolla moradas, zarzamoras, uvas negras, aceitunas negras, berenjena (con cáscara), jitomate, pimiento, rábano,  fresas, sandía, manzanas,
  6. La fibra derivada de frutas, verduras y cereales integrales ayuda a disminuir la inflamación. Las investigaciones muestran que incluir fibra en la dieta resulta en menores niveles de proteína C reactiva en sangre, la cual indica inflamación.
  7. El sobrepeso puede ser una causa de osteoartritis y afecta las articulaciones de carga en la Reumatoide.
  8. La alimentación baja en calcio o alta en alcohol y refrescos aumenta el riesgo de osteopenia y osteoporosis.
  9. El consumo excesivo de bebidas alcohólicas y alimentos con un contenido elevado de purinas pueden aumentar el nivel de ácido úrico en el cuerpo e incrementar la posibilidad de un ataque de gota e inflamación articular.
  10. La ingestión de alimentos ricos en proteína tales como vísceras y carnes con niveles elevados de purinas pueden agravar estas enfermedades.
  11. Evite comida chatarra por su alto contenido en sodio así como picante y café en exceso.

BIBLIOGRAFIA

Acerca del autor
mm

Mónica Núñez

Médico egresada de UNAM con especialidad en nutrición clínica y bariatría por la Escuela Nacional de Estudios Profesionales Zaragoza. Máster en Medicina Estética por la Universidad de las Baleares en Palma de Mallorca, España, presidenta del Colegio de Profesionales en Medicina Estética 2012-2014, profesora en Medicina Estética desde 1999. Directora del Instituto de Posgrado en Medicina y Directora general de Healthy Silhouette. Colaboradora de “Monitor” y del noticiario “Reporte 98.5” desde 2004.

Su dirección de correo no será publicada, revise los campos marcados*