La inseguridad nos gobierna. Por Héctor Tenorio

La inseguridad nos gobierna. Por Héctor Tenorio

0

Lamentablemente el 2017 será recordado por los mexicanos como el año más violento en la última década y solo comparado  con el 2011. Lo curioso del asunto es que en estos  periodos fueron previos a una elección presidencial ¿coincidencia?

En este sentido, Luis Raúl González Pérez presidente de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), puso el dedo en la llaga al señalar que México atraviesa una crisis de inseguridad y considera que las corporaciones policiacas no van a ser suficientes para contener esta cascada de sangre.

A esta realidad no escapa el estado de Colima:  desde febrero del 2016, cuando llegó al poder el gobernador de la entidad José Ignacio Peralta Sánchez, la inseguridad es el tema más complejo que ha tenido que enfrentar su administración. Además, con el agravante de que cuando fue candidato, la principal promesa de su campaña era devolverle la tranquilidad a los colimenses. Sin embargo, por más esfuerzos que ha realizado en esta materia no ha logrado frenar la violencia y la población es la que sufre las consecuencias. Se ha tratado de minimizar la situación a través de un gasto excesivo en el manejo de la publicidad oficial durante el primer tercio del mandatario.

Lo más grave es que las autoridades incumplieron  la obligación legal de transparentar públicamente la distribución de los recursos destinados a ese rubro presupuestal.

Siguiendo este guión y como parte de una estrategia oficial se montó una cacería de brujas contra de ex funcionarios de la administración anterior. Como era de esperarse esta situación se ha revertido para el gobierno estatal, principalmente por tres razones:

La primera cuestión tiene que ver con el hecho de que la defensa legal del ex secretario Ejecutivo del Secretariado de Seguridad Pública Gustavo Allen Ursúa Calvario, presentó el pasado 7 de noviembre un juicio político contra el titular del Organismo Superior de Auditoría y Fiscalización (Osafig) y los integrantes de la Comisión de Hacienda del Congreso local.

Desde su punto de vista actuaron con dolo, ejerciendo atribuciones de manera indebida y suplantando las funciones que constitucional y legalmente conciernen a las instancias competentes que en este caso sería la Auditoría Superior de la Federación que en su momento auditó las cuentas de los ejercicios presupuestales del 2012 a 2015.

Llama la atención que Ursúa Calvario emprendiera  su defensa basándose en el derecho al buen nombre de servidores público, en contravención de lo dispuesto por la Convención Interamericana de los Derechos Humanos con clara repercusión a las disposiciones concernientes al principio de presunción de inocencia que, de conformidad con los más recientes criterios jurisprudenciales de la Suprema Corte de Justicia de la Nación debe hacerse extensivo a los procedimientos administrativos como son las auditorías

La segunda razón se relaciona al hecho de que los diputados del Congreso local se dividieron  en este tema y esto tiene que ver con el ex gobernador Mario Anguiano Moreno quien ha operado y está apostando a que se empantane el asunto.

La tercera razón tiene que ver con la opinión pública, se están dando cuenta que ha actuado mal la Comisión de Hacienda y el titular del Osafig, Carlos Armando Zamora quien ha expuesto una serie de declaraciones confusas y sin fundamento que han provocado que pierda peso político.

En este contexto de violencia y descalificaciones, vale la pena preguntarse algunas cuestiones: ¿Bajo que condiciones de seguridad se realizara el proceso electoral del 2018? ¿El crimen organizado intentará poner de rodilla al próximo presidente de la Republica? Esperemos que no sea así.

 

Acerca del autor

Héctor Tenorio

Autor del libro “Los Profetas del Golpe” (Historia de Venezuela contemporánea). Colaborador del suplemento Sábado, periódico Unomásuno; de la revista cultural Rinoceronte. Reportero de La Jornada de Michoacán; Cambio de Michoacán; Subdirector del Periódico Generación. Conductor del programa de radio Conversemos. Colabora en este sitio con la columna: El Circo.

Su dirección de correo no será publicada, revise los campos marcados*