Relanzamiento del tren de pasajeros: una realidad

Relanzamiento del tren de pasajeros: una realidad

0

La aparición del tren en la historia de la humanidad tuvo tal impacto en su tiempo que fue sin duda pieza clave en la revolución Industrial, movilizando no solo a personas sino mercancías. Fue sin duda, uno de los motores del desarrollo económico del mundo.

En el caso de nuestro país, se puede decir exactamente lo mismo y su aparición tras casi 3 décadas del México independiente en el año 1850, significó un hito en el acontecer de un joven estado que daba sus primeros pasos en libertad y autodeterminación, pero que carecía de rumbo y se batía entre conflictos internos e intervenciones extranjeras, lo mismo económicas que armadas.

Fue aquél lejanísimo 16 de septiembre de 1850 cuando un tren cubrió su primer trayecto en México, transitando cerca de 13 kilómetros del puerto de Veracruz al poblado de Pánuco en tierra jarocha.

Sin embargo, fue en la administración del general Porfirio Díaz cuando se dio el boom ferroviario en nuestro país lo mismo para trasladar personas que mercancías e insumos. El tren fue uno de los símbolos por excelencia del proceso modernizador del país, pacificado, reconocido en el exterior, y gobernado con mano dura durante más de 30 años.

Para 1910, antes del estallido del movimiento armado, las vías férreas nacionales se encontraban en una era de gran desarrollo, y puede decirse que luego de la etapa revolucionaria y hasta 1920, el conflicto y los constantes alzamientos dieron al traste con el crecimiento de la red ferroviaria: de hecho, una parte de la infraestructura quedó destruida y fueron muchos años los que tuvieron que pasar para tener de nuevo un servicio ferroviario apto para participar en el desarrollo del México de la era post revolucionaria.

 Más de un siglo después, y luego de un bache de 2 décadas en donde anteriores administraciones dejaron hundir al sistema ferroviario nacional en un mar de ineficiencia, mala gestión y corrupción, el gobierno actual dio especial preponderancia al tren de pasajeros en el plan de infraestructura, y hoy día, este transporte mueve 122 millones de toneladas de carga al año así como a 56 millones de pasajeros.

Más aún, y a propósito del recientemente celebrado Día del Caminero, la Secretaría de Comunicaciones y Transportes dio cuenta de un crecimiento acumulado de 8 por ciento en un sector que tiene construidos casi 27 mil kilómetros de vías férreas, de los que 17 mil y fracción son concesionados.

El daño que se le hizo al país en la década de los 90 y la primera década del siglo XXI dejando de lado el contínuo desarrollo del tren fue enorme y afectó la competitividad del país.

En países como Estados Unidos, Japón, y otras economías desarrolladas, el tren juega un papel fundamental en el desarrollo económico al facilitar la movilidad de personas y productos, por lo que, en el caso de México, resultaba un contrasentido que en un país con una de las economías más grandes del mundo, no contara con suficientes trenes y vías férreas para mover la mayor parte de su carga y de sus pasajeros. La red ferroviaria comunica las poblaciones más importantes y a éstas con los principales puertos y fronteras del país.

Todos sabemos de la importancia que tiene el sistema ferroviario en Europa por ejemplo. No se puede concebir el desarrollo del viejo continente sin el extenso y excelente sistema de transporte ferroviario que une ciudades y centros de producción con los de distribución y consumo en cuestión de horas.

El gobierno del presidente Enrique Peña Nieto definió desde el inicio de su administración como una de sus prioridades el relanzamiento del tren de pasajeros, y es por ello que la Secretaría de Comunicaciones y Transportes trabaja en varias líneas de acción con el objetivo de eficientar la velocidad de la carga y hacer realidad diversos proyectos ferroviarios con una inversión público-privada de 100 mil millones de pesos.

Entre esos proyectos destacan el relanzamiento del tren de pasajeros y el impulso de sistemas masivos urbanos, destacando entre los principales el Tren Interurbano México-Toluca, y sistemas masivos de transporte, a través del Tren Eléctrico de Guadalajara y la Línea 3 del Metro de Monterrey, entre otros.

Uno de los motores del desarrollo del México del siglo XX fue el tren. Hoy, es imperioso recuperarlo.

Acerca del autor

Redacción

Somos un grupo de profesionales de la información y comunicación radiofónica y televisiva y ésta es nuestra ventana para expresar con libertad y responsabilidad puntos de vista sobre el acontecer nacional.

Su dirección de correo no será publicada, revise los campos marcados*