Catástrofes y trastorno por estrés postraumático o “Tept”. Por Dra. Mónica Nuñez:

Catástrofes y trastorno por estrés postraumático o “Tept”. Por Dra. Mónica Nuñez:

0

En estos días en diferentes estados  de la República  Mexicana, se han  vivido una serie de catástrofes que exponen a sus habitantes a un síndrome que se le conoce como estrés postraumático.

Según el DSM-IV (American Psychiatric Association, 2009), el TEPT es una enfermedad real, se caracteriza por una serie de síntomas característicos que siguen a la experiencia directa, observación o conocimiento de un suceso o sucesos extremadamente traumáticos que pueden tener  ocurrencia o amenaza de muerte, lesiones graves o amenaza a la integridad física de uno mismo o de otras personas a los que la persona responde con miedo,  impotencia.

Epidemiológicamente ha sido  asociado a multitud de hechos traumáticos como:

  • Catástrofes naturales: terremotos, tsunamis, huracanes, incendios, erupciones volcánicas, deslizamientos de tierra, inundaciones, etc.
  • Tragedias provocadas por el hombre: guerras, asesinatos, agresiones físicas violentas; tortura, secuestro, abuso sexual; maltrato psicológico o emocional.
  • Accidentes y enfermedades: caídas, golpes, ahogamientos, atragantamientos; accidentes automovilísticos, aéreos, ferroviarios o navales (naufragio); derrumbamientos, explosiones, incendios; amputaciones, infartos repentinos.

Los síntomas incluyen los siguientes criterios según DSM-V  (American Psychiatric Association, 2013).

  1. Exposición a la muerte, lesión grave o violencia sexual, ya sea real o amenaza. Experiencia o presencia directa, repetida o repulsiva de los sucesos traumáticos. (por ejemplo, estar sepultado entre escombros de un sismo, socorristas que recogen restos humanos; policías repetidamente expuestos a detalles del maltrato infantil).
  2. Presencia de uno o más síntomas de intrusión asociados al trauma, recuerdos y sueños angustiosos recurrentes, involuntarios con reacciones disociativas, se actúa como flashback; como si se repitieran los sucesos traumáticos, puede haber  pérdida completa de conciencia del entorno presente.
  3. Evitación persistente de estímulos asociados a los sucesos traumáticos.
  4. Alteraciones negativas, cognitivas y del estado de ánimo, que comienzan o empeoran después de los sucesos traumáticos.
  5. Incapacidad de recordar un aspecto importante de los sucesos traumáticos (por amnesia disociativa y no a otros factores como una lesión cerebral, o el consumo de alcohol o drogas).
  6. Alteración importante de la alerta y reactividad, con comportamiento irritable, arrebatos de furia y explosiones de ira; agresión verbal o física contra personas u objetos; comportamiento imprudente o autodestructivo, hipervigilancia, respuesta de sobresalto exagerada, problemas de concentración, alteración del sueño, estado emocional negativo persistente como miedo, terror, enfado, culpa o vergüenza .
  7. Con los criterios anteriores se mezclan o se unen otros síntomas creencias o expectativas negativas persistentes (por ejemplo, «Estoy mal», «No puedo confiar en nadie», «El mundo es muy peligroso».
  8. Disminución importante del interés o la participación en actividades significativa, sentimiento de desapego, reducción o hiperreactividad del interés en actividades significativas, incapacidad o aumento para sentir amor.
  9. Incapacidad persistente de experimentar emociones positivas (por ejemplo, felicidad, satisfacción o sentimientos amorosos). Sentimiento de soledad, preocupación, culpa o tristeza.

DIAGNÓSTICO DE TEPT:

Los criterios siguientes se aplican a adultos, adolescentes y niños mayores de 6 años Según El DSM-5 (American Psychiatric Association, 2013), (criterios B, C y D) requiere, que los síntomas duren más de 1 mes y que la perturbación produzca un malestar clínicamente significativo o deterioro social, laboral o de otras áreas importantes de funcionamiento. Se distingue entre TEPT agudo y crónico si los  síntomas duran menos de 3 meses o tres o más meses. También se habla de inicio demorado cuando los síntomas aparecen al menos 6 meses después del acontecimiento traumático.

TRATAMIENTO:

Debe incluir terapia psiquiátrica, modalidades psicoterapéuticas individuales, familiares y de grupo; del comportamiento  cognitivo-conductual.  Medicamentos o combinación de ambas. El manejo farmacológico dependerá de los síntomas predominantes, se utilizan antidepresivos, ansiolíticos y estabilizadores del ánimo.           El tratamiento puede tomar de seis a 12 semanas o más si así fuera conveniente.

Es  indispensable diagnosticar TEPT  y tratar esta enfermedad ya que  causa deterioro,  alteración y malestar significativo en lo familiar, social , laboral y  otras áreas importantes para el buen  funcionamiento del individuo  y su entorno.  Encaminado a  desparecer la sintomatología, evitar complicaciones y la restitución a la vida diaria.

Foto:careguru.in
Acerca del autor

Redacción

Somos un grupo de profesionales de la información y comunicación radiofónica y televisiva y ésta es nuestra ventana para expresar con libertad y responsabilidad puntos de vista sobre el acontecer nacional.

Su dirección de correo no será publicada, revise los campos marcados*