La selección mexicana de fútbol jugó su partido más flojo en la era de Gerardo Martino, pero la debilidad del rival le permitió llegar con el marcador igualado a cero a tiempos extras, y ahí hizo lo suficiente para ganar el partido por marcador de 1-0

El partido entre semifinalistas se jugó ante un lleno en el estadio de Pohenix, en donde México jugó como local por el apoyo del público.

México fue improductivo los 90 minutos del tiempo regular. Chato al ataque y con pocas ideas en la zona de definición, creo pocas jugadas de gol pese a tener el control del juego desde el silbatazo inicial.

Jiménez tuvo pocos balones, las bandas fueron opción y hubo desborde pero los centros fueron muy malos y los centrales haitianos resolvieron con solvencia.

Esa fue la tónica todo el partido. Haití jugó ordenado atrás y con eso tuvo suficiente. Sus contragolpes no fueron de peligro pero le bastó tener disciplina táctica.

México no pudo resolver como se esperaba y fue así que se fueron a los tiempos extras. Los cambios de Gerardo Martino no modificaron el rumbo del partido.

Ya en el tiempo de alargue, una falta algo dudosa sobre Raúl Jiménez en el minuto 92 fue sancionada con un tiro penal que fue capitalizado por el atacante del Wolverhampton, quien puso adelante al cuadro azteca 1-0.

Fue suficiente.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here