Alimentación y fertilidad. Por Dra. Mónica Núñez

Alimentación y fertilidad. Por Dra. Mónica Núñez

4

En el humano es fundamental 4 puntos básicos para su supervivencia como lo son el alimento, el cobijo, el techo y el deseo de permanencia a través de la prolongación de su especie.  Actualmente el mejor ejemplo de ello es el tratar de  formar una familia.

En las mujeres este deseo se ve reflejado en el deseo de  embarazarse, y para llevar hasta feliz término su propósito es necesario y  se aconseja  planearlo adecuadamente junto a su pareja tomando en cuenta una serie de recomendaciones respecto a su alimentación y sus hábitos de vida, deben crear  un ambiente propicio para  incrementar la fertilidad que es la capacidad de reproducirse; o la capacidad de producir en abundancia.

Para tener una adecuada fertilidad es necerario tener una serie de consideraciones:

  1. Es indispensable que la mujer tenga una ovulación adecuada, esto es la salida de la célula femenina llamada ovulo del ovario hacia la trompa de Falopio donde será fertilizado por la célula masculina llamada espermatozoide.
  2. Evidentemente si no hay ovulación, no puede haber fecundación ni embarazo.
  3. Se debe tener un peso saludable. El sobrepeso como el hecho de tener más  del 17% de grasa corporal puede afectar la ovulación.
  4. The American College of Obstetricians and Gynecologists plantea lo siguiente:
  • Una mujer que está ligeramente por debajo de su peso debe tener el peso normal. El estar muy delgada puede dificultar el logro del embarazo; así la probabilidad de tener un bebé con bajo peso al nacer y tener  problemas durante y después del parto.
  • De igual forma una mujer con sobrepeso debe intentar reducirlo antes del embarazo ya que durante este período no se recomienda implementar algún tipo de alimentación de restricción, para evitar privar feto de los nutrientes adecuados para su crecimiento y desarrollo.
  • La obesidad puede causar hipertensión, anemia, eclampsia y diabetes gestacional entre otras complicaciones.
  • Para tener un peso saludable es básico realizar una evaluación médico nutricional.
  1. En la mujer evitar alimentaciones ricas en carbohidratos ya que producen elevaciones bruscas de glucosa y de insulina las cuales estimulan en el ovario la producción de testosterona hormona que afecta la ovulación, la fecundación y la implantación.
  2. Al hombre se le aconseja la ingesta de alimentos ricos en zinc y  ácido fólico como yogurt, carne de pavo, almendras, espinacas, lechuga, brócoli, jugo de naranja y aguacate;  los cuales incrementan la concentración de espermatozoides así mismo alimentos ricos en selenio como pescado, mariscos, carnes rojas y huevo con moderación; pollo y ajo que pueden ayudar a incrementar la producción de semen y el movimiento de los espermatozoides.
  3. Amén de recomendar una alimentación sana en ambos con un balance entre proteínas de alto valor biológico, abundante en vegetales y balanceada en frutas y grasas mono y poliinsaturadas.
  4. Controlar la cafeína, ya que más de 500 mg al día, aproximadamente tres a cuatro tazas de 8 onzas dependiendo de lo cargado que esté, podrían interferir con la fertilidad.
  5. Consumir pescado es la mejor como fuente de ácidos grasos omega 3,  ya que son de ayuda a regular la ovulación al mejorar la calidad de los óvulos e incluso retrasar el envejecimiento de los ovarios.
  6. El omega-3 también es importante para el desarrollo del cerebro y ojos del bebé y reduce el riesgo de parto prematuro.
  7. Dejar de fumar ya que se ha demostrado que el cigarrillo disminuye la fertilidad.
  8. Evitar en lo posible el estrés ya que genera ovulación irregular y disminución de la producción de espermatozoides.
  9. Evitar la ingesta de alcohol con la finalidad de prevenir defectos cardiacos;  problemas del crecimiento, inadecuado desarrollo cerebral y  bajo peso al nacer.
  10. Practicar algún tipo de ejercicio de forma regular a fin de mantener una óptima condición física y una oxigenación corporal
  11. No posponer el embarazo más allá de los 35 añosdebido a la reducción en la cantidad o calidad de los óvulos y espermatozoides que se produce después de los 30 años de edad.

 

Acerca del autor
mm

Mónica Núñez

Médico egresada de UNAM con especialidad en nutrición clínica y bariatría por la Escuela Nacional de Estudios Profesionales Zaragoza. Máster en Medicina Estética por la Universidad de las Baleares en Palma de Mallorca, España, presidenta del Colegio de Profesionales en Medicina Estética 2012-2014, profesora en Medicina Estética desde 1999. Directora del Instituto de Posgrado en Medicina y Directora general de Healthy Silhouette. Colaboradora de “Monitor” y del noticiario “Reporte 98.5” desde 2004.

Su dirección de correo no será publicada, revise los campos marcados*