La caricatura y la política . Por Jorge Díaz 

La caricatura y la política . Por Jorge Díaz 

1

Conocí y platiqué personalmente a los dos caricaturistas y escritores que para mí son los mejores de México:  Abel Quezada y Eduardo del Río, este último, conocido como “Rius”, como firmaba sus casi 120 libros y publicaciones en revistas y periódicos de todo el país de izquierda, derecha y de centro. Ambos describieron siempre el devenir del mexicano y sus innumerables problemas económicos, sociales, políticos y de corrupción, que ya en años anteriores permeaba en todos los niveles. 

Abel Quezada con la figura del ciudadano pobre que se sostenía con un palo en la espalda que lo mantenía de pie, porque sin este elemento, simplemente caería al suelo de hambre, desnutrición y sin dinero. 

O el rico que aparecía con bombín y un anillo de brillante en su nariz como muestra de lo “mucho” que tenía, económicamente por supuesto. 

“Rius”, nacido en Michoacán en 1934 y fallecido este 8 de agosto, dejó su obra plasmada en  “Los Supermachos”, vetada por el gobierno priista de Gustavo Díaz Ordaz y que dio paso a “Los Agachados”, humorista, cartonista, escritor y ser humano cuyo mayor placer fue hacer reír a sus lectores y reírse de él mismo. 

“No pertenezco a ningún partido político, religión, secta diabólica o tendencia filosófica, pertenezco a mis lectores y existirán personas que no estén de acuerdo conmigo, pero de que despierto polémica y tema de discusión, ese es mi mayor logro”, decía el maestro. 

Y para mayor muestra un botón: publicó cartones y artículos periodísticos en la revista Proceso, los periódicos la Jornada, El Universal, La Prensa en los tiempos de Mario Santaella, y lo hacía donde se lo pedían, siendo esa su mayor virtud. 

En alguna ocasión platicando con el maestro Rius y con Paco Ignacio Taibo II, éste último le dijo que coincidía en todo con él, sobre todo porque representaba un elemento claro de la izquierda mexicana, y que lo que lo alejó del michoacano fue que se convirtió al vegetarianismo. “No mames Eduardo comer lechuga es como comer un papel con agua, yo prefiero un taco de carnitas”, le decía. 

La risa surgió de inmediato, se dieron la mano y continuó la conversación que se convirtió en tertulia sobre “Los Agachados”, la obra por excelencia de Rius con Calzonzin,  Chon Prieto, Don Perpetuo el eterno alcalde de San Garabato Cuc y su esposa DoñaPpomposa.  

 

Ni qué hablar de la hija de Don Perpetuo que acabó en los brazos del indígena ataviado con una cobija eléctrica que se encontró “por ahí”.  El único policía del pueblo al que conocían como “el lechuzo” en clara alusión al ave que con sus ojos abiertos sólo mueve la cabeza cuando detecta algo extraño. 

Eduardo del Río pretendió con su obra, no sé si con éxito o no, educar y politizar al mexicano y denunciar el abuso de los que dicen dirigir a las masas. Se reía de sí mismo, y con su particular humor y optimismo decía que escribir su autobiografía era como hacer streptease frente a todos, para que todo mundo se diera cuenta de sus muchas virtudes y sus muy pocos, poquísimos defectos. 

Rius deja un legado que abrió las puertas para cartonistas, caricaturistas, moneros de su época, que debían plasmar sus ideas en base a lo que el gobierno les daba permiso, eso que en periodismo se denomina “dar línea” o “maicear una nota”. 

Escribió su libro “Cuba para principiantes” que daba cuenta de las bondades del régimen socialista de Fidel Castro, y al darse cuenta de que la revolución de ese país caribeño no fue lo que prometieron, escribió “Lástima de Cuba”, que obtuvo severas críticas de aquellos que permanecían en la nostalgia de la Revolución de Castro, El Che y Cienfuegos. 

Perdió lectores, atrajo enemistades, pero siempre anteponiendo su libertad de pensamiento y de no casarse con una idea o ideología simplemente por ser de “izquierda o de derecha”. Eso para quien escribe, es lo más valioso de una persona y sobre todo, de alguien que a través de sus trazos definió lo ignorantes y poco politizados que somos en México. 

Pero como siempre tú tienes la última opinión. 

 

@jorgeplus60

Acerca del autor

Jorge Diaz

30 años de trayectoria en el Periodismo. Fue Productor, Reportero y Jefe de Redacción en Radio Red e Infored, además Jefe de Información en Tv. Azteca (radio) y Proyecto 40. Colaboró en “La otra opinión” del periodista Ricardo Alemán.

Su dirección de correo no será publicada, revise los campos marcados*