¡Por mi madre, Bohemios!…Y por tu mamá también. Por José Luis Morales Baltazar

¡Por mi madre, Bohemios!…Y por tu mamá también. Por José Luis Morales Baltazar

1

¿Quién no escuchó alguna vez esta pena el día de las madres en su escuela primaria o secundaria?

¿Quién no hizo pucheros o derramó una lágrima al sentirse tocado por alguno de sus versos?

¿Quién se sabe de memoria alguna de sus partes?

¿Quién no ignora que el autor de esta obra maestra de la literatura mexicana, muy a pesar de las objeciones que la crítica perfumada le hace, es el potosino Guillermo Aguirre Fierro, autor mundialmente desconocido  fuera por este poema?

Que lance la primera piedra quien no se conmovió alguna vez con los sentidos versos del poema más popular en México sobre la madre, y del que alguna vez Gabriel Zaid hiciera una airada defensa en la Revista Vuelta, considerando que es mucho mejor que otros sobre el mismo tema de autores pertenecientes al Partenón de la literatura mexicana y universal.

Para este escritor, según José de la Colina, “El brindis del bohemio” es un poema que ‘se deja leer’ gracias a su visualidad  su narrativa, su limpieza prosódica, su movimiento, su precisión y amplitud escenográfica y su variedad de puntos de vista que lo hacen casi cinematográfico”, pero sobre todo – afirma Zaid -. “Porque me gusta desvergonzadamente”.

    foto: pinterest.com

Zaid lo considera incluso literariamente superior al “Nocturno a Rosario”, de Manuel Acuña, aunque para De la Colina, ambos poemas son tan emotivos como “huérfanos de poesía”.

Me gustaría conocer la opinión de Nicolás Alvarado, que descalificó la calidad literaria y musical de las canciones de Juan Gabriel,  y a quien una especialista en literatura le demostró cuán equivocado estaba, además de ser despedido de la UNAM por grosero e igualado.

El gusto popular siempre ha sido cuestionado por la crítica especializada, o es que abundan especímenes tan raros, que nunca salen de una biblioteca y cierran sus oídos a la voz de la calle, con lo que contravienen a una de sus vacas sagradas, el escritor Alfonso Reyes, quien alguna vez dijo que si a los cultos les estuviera dado transformar nuestro idioma,  aún estaríamos hablando latín.

Lo mismo se puede afirmar de la poesía, donde el pueblo salva del infierno a los poetas populares y condena a los poetas cultos con su menosprecio.

En un país donde lo menos que se lee es poesía,  “Brindis del bohemio” ha resistido el paso del tiempo y goza de buena salud a muchos años de su creación.

A mí,  en lo personal, me sigue llegando aquel pasaje en donde luego de que cinco poemas han brindado por toda clase de mujeres y cuestiones vanas, Arturo, el “bohemio puro, de noble corazón y gran cabeza”, sacudiendo “su melena alborotada” exclama:

“Brindo por la mujer, más no por ésa/ en la que hallaos consuelo en la tristeza,/rescoldo de placer, ¡desventurados! (…) “Brindo por la mujer, pero por una,/ Por la mujer que me arrulló en sus brazos/ y que me dio en pedazos/ uno por uno, el corazón entero.

Y como cada año, en este Día de la Madre, me tendré que chutar enterito “El brindis del bohemio”, en la voz de mi hermano Arturo, que se lo sabe de memoria desde la primaria, con todo y los rayones del disco grabado por el Declamador de América, Rafael Bernal, sin duda el mejor intérprete de esta famosa pieza literaria de Guillermo Aguilar Fierro.

Ahora que si tú no recuerdas bien nada de esta poesía, seguro recuerdas algunas frases famosas  de tú santa mamá con las que fuiste educado, creciste y llegaste a la adultez.

He aquí algunas de las más socorridas:

  • Se dice gracias
  • Porque lo manos yo y punto
  • ¿Te calmas o te calmo?
  • Te castigo por tu bien.
  • Te doy tres para que dejes de hacer eso: ¡unaaaa!, ¡dosssss!…
  • Crees que estoy pintada o qué.
  • Cuando termine de entrar tu cola cierras la puerta.
  • No te mandas solo.
  • Si tus amigos se avientan de un puente, tú también, ¿no?
  • ¿Crees que soy tu criada?
  • Inútil, el día que me muera vas a ir al panteón a desenterrarme.
  • ¿Qé horas son éstas de llegar?-Síguete haciendo el chistoso.

Un abrazo a todas las madres de México y del mundo por su día, en especial a mi jefa, ejemplo de carácter y reciedumbre a sus primeros 90 años de vida.

@nuevolibros

Acerca del autor
mm

José L. Morales

Lector de toda su vida, fue responsable de las secciones “Mundo de las Letras” en “Monitor” con José Gutiérrez Vivó y en el espacio de Janet Arceo en Radio Fórmula. Actualmente es académico universitario, conferencista, colaborador del espacio radiofónico “Reporte 98.5” en la primera emisión con Martín Espinosa y en el espacio sabatino con Antonio Valerio, así como director de aprendamosjuntos.com.

Su dirección de correo no será publicada, revise los campos marcados*