Pese a que sufrió mucho y fue superado en amplios lapsos del partido, Barcelona goleó al Liverpool al son de 3-0 y se puso muy cerca de obtener su boleto para la final de la Champions League a celebrarse en el estadio Wanda de Madrid, casa del Atlético.

Los ingleses fueron muy superiores a los catalanes, pero los partidos se ganan con goles y esos los anotó el equipo español para viajar a Inglaterra la semana entrante con una ventaja casi definitiva, si los españoles ajustan en su defensa, pues hoy, los visitantes no les anotaron de milagro.

Liverpool arrancó mejor y en los primeros 10 minutos controló el partido ante un Barcelona nervioso pero que no vio asediada su meta. Simplemente los ingleses no soltaban el balón.

Sin embargo, los catalanes fueron emparejando y al minuto 14 el árbitro “se comió” un claro penal en el área de Liverpool, en un regate de Messi dentro del área inglesa. La jugada ni siquiera ameritó revisión del VAR.

En un encuentro que se volvía de ida y vuelta, bien jugado por los 2 equipos, el primer gol cayó al minuto 26 cuando el chileno Vidal tiró un cambio de juego hasta Jordi Alba, que en los linderos del área retrasó para Coutinho, quien vio el movimiento de Luis Suárez y le filtró un centro para que el charrúa se adelantara a sus marcadores, desviara la trayectoria del esférico y marcara el primer tanto catalán.

No hubo más y así concluyó la primera mitad, con jugadas de los 2 lados pero sin peligros claros.

Para la segunda mitad el equipo local salió pasivo y descontrolado, lo que aprovechó Liverpool para irse al frente y encerrar a los blaugranas en su propio terreno al menos durante 30 minutos, pero fallas en el área y una buena actuación del portero catalán Ter Stegen impidieron el empate.

En una de las pocas veces que los culés tomaron el balón, Messi recibió en tres cuartos de cancha al minuto 74,, condujo hasta la entrada del área y cedió a Suárez cuyo remate pegó en el travesaño para que el argentino solo y frente al arco vacío, anotada de cabeza el segundo tanto.

Faltaba más. Llegó el minuto 81 y Messi cobró de manera magistral un tiro libre, colocando el balón en el ángulo superior derecho de la meta del arquero inglés, Allison, quien pese a que se lanzó y se estiró cuanto pudo, no pudo evitar un señor golazo que puso el tanteador 3-0.

Apareció Messi y Barcelona está muy cerca de llegar a la final de la Champions, cosa que se sabrá dentro de una semana en el campo inglés de Anfield. Que no olviden la lección de hace un año en Italia.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here